Centro Cultural
Rusia-México

Home

Quienes Somos

  EL Centro Cultural Casa Rusia-México, A. C. (CCCR-Mx), pretende ser un Centro que contribuya a desarrollar, en teoría y acción, modelos culturales, sociales y políticos alternativos al hegemónico. 


Queremos preservar, difundir, intercambiar y sobre todo, rescatar las mejores tradiciones culturales de la Federación de Rusia y de todos los eslavos en general, de México, de América Latina y de toda la humanidad. 


Que sea capaz de generar una cultura que, proyectándose hacia y desde el conjunto de la sociedad, confronte con la cultura que el poder dominante pretende instalar como pensamiento único. Y que posea una vasta historia de pluralismo, participación y responsabilidad social; que aplique la gestión democrática, conjuntamente con la movilización social como ejes básicos en la defensa de los intereses de las personas y de la  sociedad. 


Porque uno de los valores fundamentales del cooperativismo es la solidaridad, entendida esta como la ayuda mutua y voluntaria, como un acto recíproco, el de dar para recibir, que se convierte en una de las formas más potentes de construcción social humanitaria. 


Invitamos a todas las personas individuales o colectivas que tengan afines o que congenien con estos principios, su participación, solidaridad y apoyo, bien venida sea.


 Fraternalmente. 

Aleksandrova Elena.

Nuestros Principios

  Somos una organización no gubernamental, independiente y autónoma de partidos políticos, instituciones religiosas o gobierno alguno, que tiene como fin el rescate, la difusión y el intercambio de las culturas, la promoción y defensa de los derechos humanos, como también los derechos económicos y sociales. 


EL Centro Cultural Casa Rusia-México, A. C. (CCCR-Mx) busca promover la consolidación de iniciativas presentes y futuras, y desarrollar programas propios de educación y difusión de las cultura y de los derechos humanos, como una instancia solidaria de orientación a sectores desprotegidos. Pretende brindar los elementos necesarios para la defensa de sus derechos, estimulando la organización y autonomía. 


El CCCR-Mx está conformada por un equipo multidisciplinario de trabajo que tiene a su cargo la ejecución de los diferentes programas aprobados por la Asamblea General, compuesta por sus miembros. 


Tenemos un compromiso ético con las personas y comunidades con las que trabajamos y consideramos que deben tener una participación activa en los procesos que los conduzcan a mejorar sus condiciones de vida. 


Los que conformamos el CCCR-Mx, manifestamos la igualdad de derechos de las ciudadanas y los ciudadanos, lo que implica luchar contra toda forma de discriminación y exclusión, sea ésta del carácter que fuere: género, raza, etnia, religión, orientación sexual, nacionalidad, por nombrar las más recurrentes. 


Sobre la base de tales principios ordenadores, el CCCR-Mx hoy cuenta con estatutos actualizados, Código de ética, y un arco estable de alianzas nacionales e internacionales, y en ese cuadro los miembros del CCCR-Mx declaramos que: 


  1. Trabajamos por el fortalecimiento de la ciudadanía, promoviendo una amplia participación social en los asuntos de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC). Por ello, promovemos, intercambiamos y trabajamos con las pequeñas comunidades, aquellas desprotegidas y olvidadas, las personas individuales o colectivas que se encuentran lejos de sus comunidades de origen, como forma de construir la esfera ciudadana del desarrollo y la democracia a nivel nacional e internacional. 
  2. Esta aspiración pasa por nosotros mismos y se concreta en la exigencia de ser transparentes respecto de quiénes somos, qué pretendemos, qué hacemos, cómo lo hacemos y con qué lo hacemos. Inscribimos en nuestra práctica los valores de: honestidad, probidad, ética y transparencia; cumplimiento de compromisos, eficiencia, eficacia y efectividad, coherencia con nuestra misión.
  3. Actuamos sistemáticamente por la erradicación de la pobreza y las desigualdades sociales, así como en la defensa irrestricta de los derechos humanos, promovemos el ejercicio pleno y la ampliación de derechos políticos, sociales, económicos, culturales y ambientales de las personas, grupos organizados y pueblos originarios. Impulsamos del mismo modo la equidad de género, el respeto y valoración de la diversidad cultural y la interculturalidad, pues sólo así se generan procesos de cohesión social. 
  4. Apoyamos la formulación de alternativas de desarrollo humano sustentables, buscando el equilibrio ambiental para las generaciones presentes y futuras, y que luchen contra las causas y los responsables del calentamiento global del planeta. 
  5. Promovemos el intercambio entre pueblos y naciones, la participación y organización de las personas tanto a nivel temática, como territorial en sus distintos niveles; local, regional, nacional, latinoamericano y global. Ello, para la formulación de programas y proyectos para que se confronten y dialoguen con otros actores no gubernamentales, sociales y académicos.
  6. Buscamos la construcción de una cultura de paz, y nos regimos por los principios de soberanía, independencia y reciprocidad, comprometiéndonos a impulsar relaciones de cooperación justas buscando el cumplimiento de los compromisos que la sociedad por derecho le corresponde en materia de derechos económicos, sociales y culturales. 
  7. Finalmente, reafirmamos que nuestro principal esfuerzo está dirigido a dar mayor profundidad, alcance, densidad y calidad a la participación solidaria y autonomía. Impulsamos modalidades de “democracia participativa”, como la participación social, que permitan garantizar el más pleno desarrollo de la participación ciudadana, el reconocimiento de su diversidad y el ejercicio más amplio de derechos, principales mecanismos que permitirán construir una sociedad más justa, y un nuevo mundo donde quepan todos los mundos.